Los datos como eje principal en el “Estado del arte de la ciencia de datos en el idioma español y su aplicación en el campo de la Inteligencia Artificial”


🔘 Paper page: https://www.itvia.online/pub/los-datos-como-eje-principal-en-el-estado-del-arte-de-la-ciencia-de-datos-en-el-idioma-espanol-y-su-aplicacion-en-el-campo-de-la-inteligencia-artificial/release/2

Los datos como eje principal en el “Estado del arte de la ciencia de datos en el idioma español y su aplicación en el campo de la Inteligencia Artificial”: “Los resultados de este estudio son una evidencia del sesgo cultural que existe entre la lengua inglesa y la española en la ciencia de datos. De los 23.771 conjuntos de datos que se encontraron con fecha de consulta 12/04/2021, tan solo 10 se encontraban en castellano.”

Abstract

El principal objetivo de este documento se divide en dos parte: por un lado, verificar si realmente existe un sesgo cultural entre el castellano y el inglés en la ciencia de datos. Por otro lado, analizar cómo se gestiona la privacidad de los datos en aplicaciones que utilizan, entre otras, técnicas como el contact tracing, además de dispositivos electrónicos como relojes “inteligentes”. Para llevar a cabo la primera parte del estudio se ha indagado sobre la disponibilidad de conjuntos de datos en inglés y español, la estructura técnica que poseen, y la creación de una base de datos que confirmará la discriminación cultural que existe entre ambas lenguas. Para la segunda, se ha profundizado en temas de smartwatches en menores, añadiendo una tabla comparativa de privacidad de las grandes marcas. Tras la evaluación realizada, se observa que existe un sesgo cultural entre el castellano y el inglés. De hecho, los resultados que ofrecen el 70% de datasets analizados están en inglés. Existen motivos que justifican la carencia de una educación tecnológica digna para países de habla hispana; por ejemplo, la inversión en innovación tecnológica. Precisamente, un artículo publicado por el diario El Economista con fecha 14 de mayo de 2020, hace una lista de los países más implicados con una innovación tecnológica. Entre estos países no destaca España, pues la inversión que realiza es el 1,24% sobre el total del PIB (Producto Interior Bruto). Esto quiere decir que no llega ni a la media europea, impulsada por cumplir el objetivo de alcanzar, al menos el 3% en 2020. En el lado opuesto, se encuentran países como Corea del Sur, Dinamarca y Suecia, alcanzando la barrera del 3 e incluso rebasando el 4% [undefined]. Por consecuencia, esto tiene repercusiones negativas para la educación tecnológica. Una prueba de ello son los resultados del índice PISA (Programa para la Evaluación Internacional del Estudiantes), donde los españoles sacan menos nota que la media de países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) en dos ramos de conocimiento tan importantes para la tecnología como son: ciencia y matemáticas. Además de España; Chile, México y Colombia se encuentran a la cola de la lista [undefined]. Este documento, además, muestra unos datos que nos advierte de que el avance tecnológico afecta cada vez más a la sociedad, y consecuentemente a su privacidad. La centralización de las decisiones en organizaciones internacionales colaborativas podría ser una solución, aplicando: estrategias eficientes, éticas y deontológicas.


Authors

Celia Medina Lloret – Orcid.


Click to rate this post
[Total: 0 Average: 0]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *